El sexo siempre ha estado acompañado del disfrute de ambos y es un lugar que se presta mucho para la creatividad, desatar la imaginación y vivir las mejores fantasías que se podrían imaginar. Y aunque sabemos que algunas funcionan y otras no tanto, se nos ha olvido el factor más importante, como seres humanos, que cuentan con un sistema anatómico estudiadísimo por la ciencia. Y es justo la ciencia la que al parecer nos puede dar la respuesta.

Durante mucho tiempo los estudios revelaron que para el orgasmo masculino se requiere prestar atención al sistema nervioso, ya que literalmente se trata de un ejercicio de el pene mandando señales al cerebro que se interpretan como placer.

personal-space-happy-couples-sex

Foto: Bravo TV

Pero para las mujeres se cree que el camino para el climax de las mujeres era una combinación de factores mentales, emocionales como la confianza, la libertad a probar cosas diferentes y la habilidad para confiar en alguien.

Sin embargo, nuevas investigaciones realzadas por la Universidad de Indiana en EEUU, revela que hay una pose específica para desatar el máximo de placer en una mujer. Hay que prestar atención al clítoris y la manera es que se mueve durante la relación sexual, ya que entre más se acerque a las paredes sexuales, más placer sentir la mujer.

maxresdefault

Foto: T-Blug

¿Cómo se puede hacer esto sin ser un científico?

Muy fácil, se debe dejar de pensar que el estilo “de perrito” es la mejor opción. Al parecer, el buen misionero nunca falla y logra exitosamente tocar ese punto, también se mencionó que cuando ella está encima del hombre se puede llegar más fácilmente a un orgasmo vaginal. Y sí ya estamos volviéndonos muy técnicos, entonces el ángulo correcto parece ser de 30 a 45 grados.

Es chistoso pensar que en una sociedad tan compleja como la nuestra, siempre estamos buscando nuevas maneras de satisfacer las fantasías más extrañas, hoy en día ya se escuchan términos cómo:

Tecnosexualidad, que es este fenómeno de seres humanos relacionandose con máquina. Suena descabellado, pero ciertas películas de ciencia ficción como Her y Blade Runner 2049 ya trataron esa idea como parte principal de sus arcos argumentativos.

Y sí pensamos que esto esta a cientos de años de suceder, la verdad es que todo lo contrario, ingenieros japoneses ya sacaron a la venta un muñeca sexual con capacidades de inteligencia artificial, motores avanzados y personalidad. Literalmente un robot sexual.

Pero aunque todo esto está próximo a volverse popular, es reconfortante saber que las viejas costumbres no se pierden y posiciones tan sencillas como el misionera son aparentemente las que más resultados pueden dar.