portada 11

En la actualidad cada vez se vuelve más relevante comprobar la calidad de los alimentos y sobre todo que no contengan elementos que no estaban registrados en la etiqueta. Cosas como los conservadores y los químicos trasgénicos hacen que el consumidor desconfíe de sus compras.

Y eso nos lleva a dos de los alimentos más populares y baratos de la canasta básica. El atún y la soya. ¿Cuál es la relación?

¿Qué pasó?

¿Que pasó?

Simple, la Profeco realizó un estudio de calidad a diversas marcas de atún enlatado, encontrado que 18 de las 57 presentaciones analizadas contienen soya dentro de la lata, pero sin avisarle a el consumidor en la etiqueta que su atún contiene eso.

Se encontró que contienen hasta 62% de soya en masa drenada, eso quiere decir que lo que consumen es completamente una mentira.


Lo que hay que recordar

Lo que hay que recordar

Esto es relevante ya que más del 90% de la soya producida en el continente americano es transgénica. Además de que la que usan para poner en esas latas de atún es diferente a la soya que consumimos en leche o en restaurantes de comida japonesa.

La soya que utilizan no está fermentada y esto contiene anti- nutrientes que pueden causar problemas de salud. Por ejemplo: cáncer de mamá, daño cerebral, tiroides y alteraciones en la lactancia.


Lo importante es…

Lo importante es

Hay que recordar como consumidor que podemos exigir que los productos tengan en la etiqueta exactamente lo que contienen. Es chistoso ver la manera en que las marcas luego piensan que no van a descubrir lo que hacen. Y probablemente se salieron con la suya por varios años, pero ahora los ojos de la sociedad está sobre ellos.


Algo más para acabar

Algo más para acabar

El atún y su cantidad de soya mezclada es una noticia relevante por que lo más probable es que utilicen soya sin fermentar y ahí si se torna peligroso. Habrá que esperar a que los resultados salgan a la luz de las investigaciones sobre los compuestos de atún.