mex

México es un país conocido por su amabilidad y su pueblo cálido, se dice que cualquier persona es bien recibida y tendrá un hogar en México. Y la verdad es que es cierto, cualquier visitante que llega a la ciudad o a cualquiera de sus regiones se lleva un buen recuerdo tanto de los paisajes, como de la gastronomía y sobre todo de la gente con la que convivió. Es verdad que lo que queremos hacer es dar una buena imagen.

 

Pero lamentablemente la imagen que damos con el mundo no es la misma que la situación verdadera en casa, por ejemplo, las olimpiadas en 1968, al mundo México se exhibió como la capital más moderna y capaz de tener un evento de clase mundial, pero la realidad es que un par de semanas antes se dio la peor matanza que el país había visto, miles de estudiantes en protesta que se juntaron en la plaza de las tres culturas en Tlaltelolco fueron asesinadas por instrucción del gobierno.

Foto: Chilango

 

Y es que en México existe una división de la riqueza extremadamente desigual, y gracias a eso es que se genera un fenómeno llamado clasísmo. Y proviene de un desprecio a la gente que parece distinta a nosotros. Es pensar que una persona es inferior a nosotros por diferentes razones, el lugar donde vive, su nivel socio económico y su manera de hablar el mismo lenguaje.

 

Esto no es un fenómeno nuevo, ya que a lo largo de la historia de México ha existido una constante intolerancia política, social, religiosa, sexual e ideológica. Se le llama Naco o gato a los menos adinerados que nosotros y se les llama Mirreyes, Fresas o presumidos a los que tienen más dinero.

 

Nunca existió el racismo como tal en México porque desde la conquista los españoles se empezaron a mezclar con los indigenas, entonces realmente no importaba el color de piel entre el grueso de la población Mexicana. Pero lo que si se intentó hacer era eliminar a los vagos, enfermos o viciosos de las calles de la ciudad de México, se les llamaba léperos y el gobierno les ponía multas y tiempo de cárcel a quién mendigara. Esta iniciativa incluye tuvo más valor cuando México se encontraba en el centenario de la independencia, cuando Don Porfirio se encontraba de dirigente, se discutió la propuesta de retirar completamente a los pobres de las calles para que los visitantes extranjeros tuvieran una imagen positiva del México Porfirista.

 

El gran problema del clasísmo es que logra justificar, por lo menos de manera discreta los mismos episodios oscuros que el racismo logra hacer, como la privación de la libertad, la discriminación publica y sin duda alguna, matanzas.

 

Pero indudablemente México no es un pueblo homogéneo, pero en vez de ver esto como una virtud, lo toma como una ofensa y se auto inflige dolor al no lograr ponerse de acuerdo con todo el resto de la humanidad. Existe una tumba de conservación mental que ha durado cientos de años en México, heredando los pecados de los abuelos de los abuelos, así que aunque poco a poco se han logrado reconciliar las relaciones con pueblos indígenas, en la misma Ciudad de México existe un clasísmo inherente que cualquier persona, aun sin tener información o contexto alguno, podría percibir.