portada 9

Cuando comienzas una relación con una persona que no pertenece a tu círculo social, no puedes escapar a ese momento en el que tendrás que conocer a los amigos de tu pareja, es un proceso natural y quieras o no, tendrás que lidiar con estas personas todo el tiempo que decidan estar juntos. Cuando esto pasa, en la mayoría de los casos hay una barrera invisible que puede durar horas, días, o para siempre.

Esta barrera consiste en un filtro por el que estás pasando, en el que las personas del otro grupo (al que no perteneces), analizan si eres una persona adecuada para pertenecer a ellos o simplemente serás tratado por siempre como “el novio de…”.

Cada grupo de amistades es una micro sociedad, que funciona exactamente de la misma forma que una sociedad grande, es decir, tiene sus propias normas, códigos, reglas y hasta castigos, que se siguen al pie de la letra, además de que cada miembro tiene una identidad y es protegido por el resto. Es aquí en donde entra el extraño, con su linda cara, a querer quitar tiempo y atención de una pieza del grupo, o en pocas palabras, llega a tratar de robárselo.

1 8

Cuando entras a este nuevo círculo social, tienes que estar consciente de que todo el tiempo estas siendo observado y te están poniendo a prueba, pruebas que evidentemente jamás vas a superar, porque no entiendes sus códigos, no entiendes su lenguaje interno, que a pesar de ser el mismo que el tuyo, tiene jerga exclusiva o los ya conocidos “chistes locales”. Además, según un análisis de grupos relacionados amistosamente hecho por la UCLA, el nuevo personaje, se convierte en una amenaza, por lo que los presentes se presentarán y al mismo tiempo mostrarán su valía dentro del ecosistema al que pertenecen.

Lo anterior quiere decir que los amigos de nuestras parejas, regularmente lo que pertenecen a nuestro mismo sexo, tratarán de dejar bien claro su papel dentro de la amistad y al mismo tiempo, de manera implícita, dejarán claro que tu no eres pieza para sustituirlos. Esto se debe a que el ser humano por naturaleza es un ser social territorial, o sea, nos movemos en manadas y cuidamos lo que es nuestro.

En pocas palabras, los amigos de tu pareja te odian porque tu representas una amenaza al grupo, puedes llegar a desvalancear el orden establecido, o peor aún, sustituir a alguno de ellos o ellas. No es tu culpa y tampoco es una ley, pero décadas de estudio sobre el comportamiento humano, han dejado claro que como buen animal, el humano siempre protegerá lo que se ha ganado con el tiempo o esfuerzo, es decir, su lugar dentro de un grupo de amigos, y no porque llegues tú, diciendo que eres bien cool y con tus tenis blancos, te van amar al instante.

via GIPHY

El consejo es muy simple, llévala leve y no trates de impresionar, mucho menos cuando los amigos de tu pareja son de tu mismo sexo. Entiende que el elemento extraño, por lo menos en la etapa inicial, eres tú, y si quieres un lugar, tienes que ganártelo.