villanos tarjeta e1542059998359

Hay personajes en las series, películas o libros que simplemente amamos, tiene que ver con muchas cosas, desde su personalidad, hasta las hazañas que nos mantienen al filo del asiento, pero es una tendencia no tan vieja que ha distinguido a las ultimas generaciones. Tal vez sea momento de entender qué tienen los villanos que nos hacen fanáticos.

Y no, no estamos hablando solamente del Joker de Batman, que tuvo un resurgimiento tremendo desde The Dark Knight, sino de todos aquellos que a la luz de todo el mundo son personas malvadas y les seguimos la pista temporada tras temporada, película tras película.

Desde Frank Underwood en House of Cards, que independientemente de la vida personal del actor que lo interpreta, resulta un personaje complejo y malvado, hasta el propio Rick Sánchez, el genio loco que todos amamos por ser el delincuente más buscado de toda la galaxia. Pero la situación no se detiene ahí, pasa al terreno de la vida real, en donde el mexicano siente hasta cierto tipo de orgullo cuando escuchamos que el Chapo se escapa de la cárcel, o que encontraron a cierto capo en algún Emirato perdido en Oriente. Los admiramos.

joker

Ellos son antagonistas, en sus respectivas series o películas, y en la vida real, según los parámetros de la legalidad y moral, que regularmente incluyen no robar o matar, ya sabes, lo normal. Es precisamente esto lo que los hace tan atractivos para nosotros, un antagonista es pensado para explotar todos los aspectos del protagonista o “el bueno” de la película, es decir, obligarlo a reaccionar con diferentes puntos de presión, sacando aquellas cualidades que ni siquiera sabia que tenía, en otras palabras, “los malos” existen para ser todo aquello que “el bueno” no es, y pasa lo mismo con nosotros.

Los malos son aquello que nosotros no podemos ser, o no nos atrevemos a ser: hacen cosas fuera de la ley, son millonarios a costa de la muerte de otras personas, tienen negocios internacionales y viajan por todo el mundo cuando todos saben quiénes son y sobre todo, cuentan con el respeto de muchísimas personas gracias su carácter. Son el reflejo de todas esas cosas que nosotros no somos, y se convierten en figuras inspiraciones, no porque queramos ser malvados y ser perseguidos por la ley, sino por ciertos aspectos de su personalidad, aquellos muy marcados como pueden ser la galantería, el reto ante la autoridad, el liderazgo, la extroversión y todo ese coolnes que engloba una personalidad encantadora.

thumb-1920-633262

Sin embargo, no somos tontos, mucho tiene que ver la capacidad de las personas para distinguir lo que realmente es malo en estos personajes que admiramos, como las muertes y los robos y cosas por el estilo, quedándonos con las cosas buenas de su personalidad. Pero ya que estamos en el tema de los villanos que nos encantan, uno de los más recordados es el Joker, pero no cualquiera, aparte del de Heath Ledger, el de la serie animada interpretado por Mark Hammil marcó generaciones enteras, tal como lo vas a ver en el próximo video: