portada

Con las constantes protestas de grupos religiosos sobre la enseñanza de conceptos científicos como la evolución y el Big Bang en escuelas públicas, y las proclamaciones de algunos científicos con filosofías personales y antirreligiosas, a veces puede parecer que la ciencia y la religión están en guerra. 

Foto: http://astronomia-udea.co/

Pero la verdad es que la atención prestada a estos enfrentamientos pasa por alto los casos mucho más numerosos en los que la ciencia y la religión coexisten de manera armoniosa, e incluso sinérgica. De hecho, las personas de diferentes religiones y niveles de experiencia científica no ven ninguna contradicción entre la ciencia y la religión, muchos simplemente reconocen que las dos instituciones tratan con diferentes ámbitos de la experiencia humana. 

Foto: www.ecestaticos.com

La ciencia investiga el mundo natural, mientras que la religión trata con lo espiritual y lo sobrenatural, por lo tanto, los dos pueden ser complementarios. Muchas organizaciones religiosas han emitido declaraciones en donde dicen que no es necesario que haya un conflicto entre la fe religiosa y la perspectiva científica sobre la evolución.

Foto: www.imperial.ac.uk

Además, al contrario del estereotipo, no se tiene que ser ateo para convertirse en un científico, una encuesta realizada a científicos de las mejores universidades de investigación reveló que más del 48% tenía una afiliación religiosa y más del 75% creía que las religiones transmiten verdades importantes.

Foto: http://www.catholicherald.co.uk/

Algunos científicos, como Francis Collins, ex director del Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano, y George Coyne, astrónomo y sacerdote, han hablado abiertamente sobre la satisfacción que encuentran al ver el mundo a través de una lente científica y una de fe personal.

Foto: http://kjvids.co.uk/

Esto no sugiere que la ciencia y la religión nunca entren en conflicto, aunque los dos generalmente tratan con diferentes reinos, natural vs espiritual, surgen desacuerdos acerca de dónde se encuentran los límites, y a veces, un lado cruza el límite, por ejemplo, cuando los principios religiosos hacen fuertes afirmaciones sobre el mundo natural, como decir que el mundo se creó en 6 días, partiendo de interpretaciones literales de la Biblia, la fe y la ciencia pueden encontrarse en conflicto.

Foto: odysseyonline-img.rbl.ms

Si bien tales choques pueden crear titulares, es importante recordar que existen muchos casos en los que las perspectivas religiosas y científicas no presentan ningún conflicto. Miles de científicos llevan a cabo su investigación a fondo mientras mantienen sus creencias espirituales personales, y un número aún mayor de personas cotidianas ven el mundo natural a través de una lente científica basada en la evidencia y el mundo sobrenatural a través de una lente espiritual. Al final, aceptar una visión científica no requiere renunciar a la fe religiosa.

Foto: http://media.pennlive.com/