cpor

Cuando pensamos en collage, lo primero que se nos viene a la mente son las tijeras, los recortes de revistas y el pegamento. Pero ahora a esta misma idea se le pueden llegar a sumar los programas de retoque digital. Entendiendo el collage como una forma artística de expresión contemporánea, y observando su evolución entre lo manual y lo digital hoy en día podemos conocer una faceta completamente diferente a lo solía ser este mundo de recortes artesanales.

 

El collage consiste en elegir una idea y representarla con varias partes de diferentes contextos para formar una construcción que logra impactar visualmente, pero que al mismo tiempo logre comunicar el mensaje más evidente, una especie de cadáver exquisito planeado con anticipación, donde ya sabes de donde empieza y en que parte va a terminar.

 

Con el collage podemos desafiar cada vez más fácilmente lo que solía ser la vieja academia de artes visuales, la técnica. Y así mismo podemos entremezclar elementos que de otra manera nunca antes podrían ser parte de lo que solía ser la comunicación visual.

 

Hoy en día, como mencionaba, el collage se ha vuelto extremadamente popular, gracias a la integración de los panoramas de manipulación de la imagen digital. Lo que tomaría varia horas de manera artesanal y tangible, se puede lograr fácilmente en cuestión de minutos en una computadora.

 

Además de verlo como parte de un mundo únicamente gráfico, el software de animación también permite que éstas figuras cobren movimiento en un tiempo determinado, abriendo la posibilidad de generar videos, video arte, videos musicales y cortometrajes que se basan en el pilar central del collage.

 

El collage como lo conocemos hoy día es una invención cubista. Se considera un invento de Georges Braque, el cual en 1911 comenzó a agregar a sus pinturas diversas inscripciones y caracteres tipográficos. Lo cual le deja una carga completamente positiva para que lo acepten en el mundo del arte contemporáneo, si de algo sirve, el collage es la manifestación de que el cubismo puede seguir con vida en un mundo donde es válido poner una cubeta con agua en el suelo y decir que representa la crisis mundial de agua.

 

Le permite al artista crear varias capas de significados a diferentes disciplinas, que le permitan al artista, explorear su máxima posibilidad de comunicación y de expresión artísitica.

 

Definitivamente está de moda el collage y no parece que se vaya a ningún lugar pronto.