Viajar solo es un gran reto, sobre todo cuando jamás en tu vida lo has hecho. Tienes que lidiar con el idioma, cuidar tus cosas, confiar en las personas, la movilidad de ciudad a ciudad y miles de factores más que parecen una receta para el fracaso, pero la verdad es que si escoges bien tu destino, poco a poco le vas agarrar a esto de aventarte solo.

¿A dónde voy si tengo miedo de perderme?

Japón es tu opción, aunque puedes llegar a pensar que el idioma es una barrera, la realidad es que en Japón todo está organizado de manera perfecta. Los colores de los trenes, los números en los andenes y sobre todo, los horarios son tan exactos, que practicante cierran cualquier tipo de posibilidad para que te pierdas, además la señalizaciones en inglés hacen todo más fácil.

1 13