La Universidad de Nottingham emprendió un estudio en el que se descubrió que el objeto con más gérmenes, se encuentra en los aeropuertos.

¿Qué pasó?

¿Cuál es el objeto más sucio del mundo?

El estudio publicado en la revista BMC Infectious Diseases, descubrió que los contenedores de seguridad, esas charolas en las que pones tus pertenencias antes de abordar un avión, tienen millones de gérmenes que pueden enfermar a las personas.

Las bandejas analizadas dieron positivos en virus como la influenza A y el rinovirus, que entre otras cosas causan el resfriado común, o como tu lo conoces, la gripa.

Cada una de estas charolas es tocada por cientos de pasajeros al día, que depositan ahí sus pertenencias como cinturones, y en algunos casos zapatos, independientemente de objetos como sus dispositivos.


Lo que hay que recordar

¿Cuál es el objeto más sucio del mundo?

Mucho se ha dicho sobre la pantalla de los celulares y la cantidad de bacterias que tienen, sin embargo, estos dispositivos solo conviven con el ecosistema de una persona, en comparación con las bandejas de los aeropuertos que son tocadas por miles en una semana.

Un caso similar es el de los bowls de botana en los bares, en donde en casos extremos, se ha llegado a encontrar hasta materia fecal (caca) .


Lo importante es…

¿Cuál es el objeto más sucio del mundo?

En el mismo estudio analizaron también la condición de los baños, y sorprendentemente la cantidad de bacterias contaminantes era mucho menor en las tazas que en los contenedores de seguridad.

De la misma manera, una buena cantidad de gérmenes se encuentran en las escaleras, y el cristal de las aduanas, en donde entregas tu pasaporte.


Algo más para acabar

¿Cuál es el objeto más sucio del mundo?

Ahora bien, es completamente normal que los baños tengan muchos menos gérmenes que los otros objetos ya que la gente normalmente evita tener contacto con ellos, y por el otro lado, tocan los demás objetos sin el menor miedo.

Es por eso que siempre debes lavarte las manos, no queremos que te enfermes llegando a tu viaje por Europa o mucho peor, que tus primeros días de vacaciones sean encerrados en el baño con diarrea explosiva.