portada 2

Marte se ha convertido en una especie de obsesión para el mundo y la cultura pop, desde que Elon Musk jura llevar gente sana y salva hasta allá y Trump hace promesas sobre la llegada al planeta rojo, todo mundo pone atención a las noticias que contienen información sobre el planeta vecino.

 Además con todo lo relacionado al descubrimiento de agua en aquel lugar, las especulaciones sobre el posible establecimiento de la vida no pueden ignorarse, llevando a muchas empresas transnacionales a prepararse por si la opción más escalada de la ciencia ficción se convierte en una realidad. Tal es el caso de IKEA, conocida en todo el mundo por ser lo único relevante que Suecia le ha dado al mundo además de Zlatan. 

Mandó a sus diseñadores al simulador del hábitat marciano de la MarsSociety’s, en Utah, en donde plantean escenarios igual de hostiles a los que se encuentran en la superficie del planeta rojo y buscan las mejores vías de supervivencia en diferentes rubros, desde los tipos de energía que se tendrían que utilizar, hasta los materiales idóneos para optimizar espacios y manejo de los mismos. 

Para generar una nueva línea de muebles, los muchachos de IKEA pasaron unos cuantos días entendiendo las necesidades de espacio y movilidad, para posteriormente hacer un viaje a Tokio, en donde exploraron las necesidades de un lugar tan reducido como el de los hoteles cápsula, de tal forma que lo diseños fueran más allá de lo estético y se dedicaran más a lo funcional. 

Todo lo anterior tiene un objetivo muy particular: los espacios urbanos cada vez se encuentran con más limitantes en cuanto a volumen se refiere, en ciudades como Tokio, un departamento espacioso puede considerarse de los 15 a 20 metros cuadrados, o las condiciones a las que se están enfrentando los estudiantes en grandes urbes como Londres o Nueva York. Sin embargo, el diseño de interior no está peleado con el espacio, por lo que encontrar opciones estéticas se ha convertido en prioridad para estas empresas. 

El resultado fue mucho más sencillo de lo que la mayoría de nosotros pudo imaginar, ya que como si se tratara de un juego de construcción infantil, los prototipos manejan uniones de plástico resistente, son tubos de diferentes densidades y materiales, para que la gente pueda adaptar y construir sus propios muebles. 

Por otro lado, las lámparas y generadores son diferentes en tamaño y utilidad, pero el objetivo es el mismo, optimizar espacios y jugar con la estética de los hogares reducidos. Finalmente la línea estará disponible en 2020, y se trabaja en prototipos funcionales en la verdadera superficie marciana, porque uno nunca sabe, hoy buscamos casa en la colonia Roma, el día de mañana, tal vez busques una opción un poco, solo un poco más lejos.