El efecto camaleón consiste en ir copiando de manera inconsciente características de las personas con las que convivimos continuamente, como nuestros amigos, colaboradores del trabajo, padres o pareja. A todo mundo le pasa y no se da cuenta en qué momento sucede pero si entendemos los puntos clave del por qué lo haces, se puede evitar, no porque sea malo, pero siempre es incomodo escuchar un “Le hiciste como fulanito”.

Una de las razones por las que se cree que sucede el efecto camaleón, es lograr una sincronía con la otra persona, de tal forma que permita agradar más y hacer mucho más fácil la comunicación entre los dos, pero no siempre resulta en positivo, ya que se pueden empezar a imitar conductas negativas, que al final termina por afectarnos.

¿PERCEPCIÓN?

Después de un experimento hecho por la Universidad de Nueva York, dirigido por Tanya Chartrand y John Bargh, en donde los sujetos de estudio terminaron imitando los gestos de un actor desconocido, se llegó a varias conclusiones, pero una sobresale de la mayoría:

Lo hacemos para caer bien y la mayoría de las veces, lo logramos.

Si ves que una persona inconscientemente imita tus gestos, sin querer va ir subiendo en nuestra estima. Sus gestos, posturas, palabras, modismos, etc. afectarán nuestra perspectiva sobre él, ya que lo único sabemos que se parece a nosotros, generando empatía.

Según los expertos, son conductas que en su mayoría son positivas, ya que logran la cohesión de diferentes grupos de personas. Cuando lo haces con gente conocida como tus amigos, en realidad ya no importa mucho, porque ya les caes bien, sin embargo, es el tiempo juntos los que los han llevado a tener gestos semejantes, pero cuando esto sucede con extraños, es la necesidad del humana a encajar con los demás, al tener la necesidad de convivir en sociedad y no quedarse solo… en otras palabras, no quieres encontrarte tomando solo en un bar.

Ahora que dominas la razón inconsciente del por que lo haces, puedes evitarlo, pero no siempre es conveniente. Si se trata de personas que ya quieres y sabes que te quieren, puedes dejarlo de hacer, aunque siendo sinceros a la mitad de la fiesta dejarás de ser consciente de esto y lo vas a hacer de nuevo. Con los extraños esta habilidad te puede ayudar a llevarte mejor en menor tiempo, pero pasará lo mismo que con tus amigos, al final se te va a olvidar y lo harás inconscientemente.