La búsqueda por música nueva en realidad no ha cambiado mucho durante los años, siempre hemos sentido la necesidad de cambiar lo que frecuentemente escuchamos por cosas nuevas. Lo que ha cambiado es la cantidad de discos que salen cada día al mes. Las personas en la década de los 70 se recomendaban los mejores álbumes de boca en boca.

Pero hoy en día los servicios de streaming de música son lo más popular, por varios factores, como la inmediatez del catálogo de música y la libertad de tener miles de canciones en la palma de la mano.

Gracias a estas plataformas se han desarrollado diferentes algoritmos que les permiten a los usuarios descubrir fácilmente nueva música basada en sus intereses.

on-demand-streaming-iphone-hero

Foto: iMore

Es decir, cuando tu generas una playlist en específico con canciones que disfrutas escuchar, eso se registra como parte de tus preferencias. Cada like que le das a una canción, cada disco que buscas, todo movimiento que realices dentro de ese sistema se analiza y después de que pasa por este algoritmo, y te arroja cientas canciones que podrían interesarte.

Es particularmente útil, pero al mismo tiempo sufre de la misma tendencia de las Redes Sociales, ya que el contenido se burbujea y terminas escuchando cosas muy similares, de la misma manera que de pronto vemos exactamente lo mismo en nuestro timeline de Facebook o Instagram.

1-a-Xp-Z-z-KN36-YWET77-Pdj3-Q

Foto: UX Planet

Pero si tuviéramos que definir una estratégia perfecta para conseguir nueva música, entonces definitivamente seria una combinación entre escuchar las recomendaciones de boca a boca, usar el algoritmo de Spotify y de pronto aparecerse por una vieja tienda de discos. Y no olvides preguntarle a tus primos o tíos mayores, recuerda que ellos llevan más tiempo escuchando música que tú.

Tan ha sido burbujeado este contenido, que para cuando la comunidad gay empezó a volverse popular, la música gay se escudó del género tecno y no salía de ese mismo mundo musical. Consulta más sobre esto es uno de nuestros videos.